Google+

sábado, 2 de septiembre de 2017

24 años de antonímia, vergüenza y esperpento.


El 7 de septiembre comenzarán
las fiestas de Hondarribia (Guipúzcoa). 

Entre las diferentes actividades que se celebran
está la fiesta principal de la ciudad,
el Alarde del día 8 de septiembre.

Lo que tendría que ser motivo de festividad, 

se ha convertido en un debate
entre los que defienden el Alarde tradicional
(únicamente compuesto por hombres)
y el mixto (compuesto por mujeres y hombres).

Eukene Arana (PODEMOS), Ohiana Etxebarrieta (Bildu),
Juana Bengoechea (PP) e Irune Berasaluze (EAJ-PNV)
,
parlamentarias del Parlamento Vasco,
han mostrado su opinión en un 
Ágora 
organizado por el medio digital Artículo 19.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Actos terroristas y "debates" posteriores.

Dos semanas después de los atentados de Cataluña se puede afirmar con evidente rotundidad, tal como lo hace JM Calleja en su artículo de "El Correo" de hoy que "Es imposible que los atentados terroristas no provoquen un debate, a veces un choque político. Ha ocurrido históricamente en España. Cuando ETA asesinaba a policías y desde el nacionalismo se decía que aquello estaba mal, pero igual de mal que no hubiera transferencias, ni policía autonómica. Ocurrió en el 11M de 2004, en los trenes de Atocha (Madrid), apoteosis de utilización, cuando se dijo que era ETA y no los islamistas. En los atentados de París, Niza, Bruselas y Londres, los crímenes masivos sirvieron para reabrir un debate sobre el control de inmigrantes. Aquí, en España, era difícil que el crimen del 17 de agosto no se imbricara con la situación política después de que días antes aparecieran pintadas diciendo ‘el turismo mata’ y cuando falta un mes para no sabemos qué el primero de octubre".

jueves, 31 de agosto de 2017

12 años de blog

Este humilde blog cumple hoy
12 años de presencia permanente en el ciberespacio.
Una docenita de temporadas usando Blogger
como herramienta de comunicación.
Erikenea suma hoy
12 años de vida, 4383 días,
con varios miles de entradas publicadas,
y más de 820.000 páginas vistas

entre mi blog personal, erikenea.net,
y el dedicado a educación y Google.
Arranca el año XIII, número retador, 
con los mismos principios e inquietudes 
del primer post y el firme compromiso 
con una Euskadi laica, democrática, solidaria,
no-violenta, plural y abierta.
¡Seguimos en contacto!

miércoles, 30 de agosto de 2017

Pagar impuestos es una obligación y votar es un derecho. ¿Lo captan verdad, señores del cartel de Franco?

La abstención activa o abstención política es uno de los posibles posicionamientos ante una consulta popular. Consiste en renunciar a ejercer el derecho al voto. Es una postura de protesta. Así lo consignan tratados de ciencia política (menudo oxímoron, por cierto).
Confundir una obligación con un derecho es un error francamente superable sin necesidad de medicación. Pagar impuestos es una obligación y votar es un derecho. ¿Lo captan verdad, señores del cartel de Franco?
Owen Jones, el periodista de 'The Guardian' que hizo campaña a favor del 'remain' en el 'brexit', es ahora crítico con Cameron y su insensato referéndum. Gano el 'brexit', perdió el Reino Unido y Cameron está regando tranquilamente sus geranios. El problema no es el 'brexit', fue Cameron. Eso sí, a los abstencionistas no les insultaron.
Tras el cartelito hay gente de ERC y de los Comuns. Cada vez es más difícil tomarlos en serio. 

martes, 29 de agosto de 2017

Por una FBI europea

El soberanismo policial es a la lucha antiterrorista como el colesterol a las arterias: puro veneno. Cualquiera que sea la estructura del Estado, la dispersión de la actuación policial no es buena medicina frente al terrorismo yihadista. Compartimentar esa lucha es una forma segura de empezar a perderla.
Toda la comunidad internacional, política, judicial y policial coincide unánimemente en dos ideas: Primera, que la guerra contra el terrorismo yihadista solo puede ganarse desde los servicios de información, internacionalmente conectados. Las ancestrales reservas de los Estados a compartir sus recursos de inteligencia nos están debilitando fatalmente ante el enemigo.
Segunda, que la cooperación de los servicios de información debe ir acompañada de
 mandos operativos crecientemente integrados. Ayer mismo, el presidente del Parlamento Europeo declaraba en Onda Cero que Europa estará en desventaja mientras no sea capaz de crear una réplica del FBI, con todas sus consecuencias (incluidas las cesiones drásticas de soberanía policial).

lunes, 28 de agosto de 2017

Un abrazo que vale más que mil bolardos

el plural
Ni bolardos, ni más controles policiales, ni mejor coordinación entre las distintas fuerzas de seguridad, el arma que más temen los radicales, es un abrazo como el que le dio el padre del niño de Rubí fallecido en el atentado, al  imán de su ciudad. Javier Martínez, así se llama este hombre incapaz de odiar. “Comparto el dolor con los familiares de los terroristas. Lo comparto. Somos personas. Somos muy, muy, muy, muy personas. No estoy hablando como si estuviera drogado. No tomo ningún tipo de pastillas: no las necesito. Estoy hablando con el corazón”. Una declaración más peligrosa para los integristas, de todos los colores y religiones, que los miles de bombardeos realizados hasta ahora por las fuerzas “aliadas”.

No tinc por. La comparto pero, como suele ocurrir con las cosas importantes, comparto esa frase y también su opuesta, su contraria: Jo tinc por.

Imágen y texto de :
www.elperiodico.com/es/opinion
/ Risto Mejide /

Yo, siendo sincero,
debo decir que jo tinc por. 


Y me consta que no soy el único.
Creo que entiendo
la intención de la frase,
lo que quiere decir.
Pero como suele ocurrir
con las cosas importantes, 
comparto esa frase
y también su opuesta,
su contraria.



Jo tinc por.
Miedo de que consigan cambiarnos a golpe de atentado, a golpe de terror.
Miedo de que al final consigan que nos quedemos en casa.
Miedo a que acabemos cambiando nuestra vida, nuestros hábitos y nuestros derechos, conseguidos a golpe de sangre, sudor y lágrimas, y que ahora un grupúsculo de desgraciados y malnacidos pretenden arrebatarnos.
Jo tinc por.
Miedo de que lo que expresamos estos días en manifestaciones de todo tipo se acabe olvidando.
Miedo de que nos volvamos a relajar.
Miedo a que volvamos a pensar que cada muerto en Siria, Libia o Irak no va con nosotros.
Miedo a que la distancia sea el olvido.
Miedo a que vuelvan a aprovecharse de nuestra desafección.
Jo tinc por. Miedo a los otros extremistas.
Miedo a los xenófobos.
Miedo a los racistas.
Miedo a todos aquellos que por fin ven legitimada su radicalidad.
Miedo al ignorante.
Miedo al Cordobés. Nah, a ése no. Pero sí miedo a todos esos chavales que ahora estarán pensando que lo mejor que pueden hacer es pillar su fusil y largarse a pegar tiros por su cuenta.
Miedo a todos los que piensan en que la solución se encuentra al margen de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, las únicas a las que les hemos concedido entre todos el uso legítimo de la violencia para cuando no haya más remedio que contraatacar.
Miedo a los que pretenden convertir un Estado de derecho en un far west, en un ojo por ojo, en una Ley del Talión.
Miedo a la violencia preñada de más violencia.
Miedo a no acudir a las causas y miedo a sus consecuencias.
Miedo al nosotros y al ellos.
Miedo a la simplificación, tan engañosa como tentadora en situaciones como ésta.
Miedo a que un solo abrazo se convierta en noticia, y no porque no sea digno de serlo, sino porque no haya más.
Y por último, jo tinc por.
Miedo al uso que se le pueda dar al dolor por parte de las instituciones, partidos políticos y entes de guardar. El dolor, ese arma de destrucción masiva que destruye incluso a quien cree que la sabe activar.
Por eso también tengo miedo a la división, al oportunismo, al electoralismo, a banalizar las víctimas y acabar convirtiéndolas en datos de intención de voto.
Tengo miedo a lo bajo que puedan caer quienes lo hacen todo siempre «por nuestro bien».
Por todo ello, porque acepto mis miedos, mis miserias y mis errores, ya estoy en disposición de combatirlos.

domingo, 27 de agosto de 2017

Majestades : No se puede luchar contra el terrorismo vendiendo armas a los gobiernos que arropan terroristas.

Imágen y texto : eldiario.es/zonacritica
No sé quién dijo que la hipocresía es lo más parecido a la grasa de una rueda. Porque la grasa ensucia la rueda pero sin ella, sin la grasa, la rueda no funcionaría. 

En estos tiempos tan tristes no hemos quedado libres de hipocresía, tampoco de ruedas; ni de grasa. Porque hemos asistido al desfile de falsedad desde todos los ángulos del Canal Único de Información y, como siempre, el escaparate televisivo se ha llevado la gloria. La tele viene siendo la continuación del terrorismo por otros medios.

Mientras el mercado del terror siga ofreciendo perspectivas más que rentables a los hijos de la aberración cromosómica, estos continuarán de comisionistas en los trapis que tiene el Estado Español con la monarquía petrolera de Arabia Saudí que, a su vez, financia y arma el terror. No se puede luchar contra el terrorismo vendiendo armas a los gobiernos que arropan terroristas.

Por lo que respecta a la vida terrenal, por aquí abajo seguiremos poniendo a los muertos, seguiremos comprando miedo como una mercancía más a cambio seguridad. Seguiremos dejando que nos trampeen el lenguaje y que al presupuesto de guerra se le denomine Presupuesto de Defensa y en ese plan, seguiremos mirando pasar la rueda hasta que nuestros ojos queden cegados por tanta grasa.